Cuando el agua te llega al cuello, no te preocupes si no es potable.

Stanislaw Jerzy Lec